Tomar un Taxi en Santiago es bastante seguro y fácil. Casi nunca tuve la necesidad de llamar a pedir un taxi y tomarlos en la calles es seguro y casi nunca me intentaron engañar.

Aún así, y cómo si te intentan engañar los taxistas ocupan casi siempre los mismos trucos, les voy a explicar cada uno y como actuar para evitarlos:

Truco n.º 1: el billete de 10 lucas (10 mil pesos) que se transforman en 1 luca

Este trucos los taxistas lo ocupan principalmente por la noche, cuando se dan cuenta que probablemente ya tomaste un par de copas, está oscuro o estás poco atento al momento de pagar y cuando tratas de pagar con un billete de 10 lucas.Algunos taxistas llevan un billete de mil pesos en la mano mientras manejan, sin que se vea. Cuando llegan al destino y te dicen cuanto es el valor del recorrido, tu estiras el billete de 10 lucas, ellos la toman, muy discretamente la tirar al suelo para sus pies y te enseñan un billete de 1 luca diciendo «Este es un billete de mil, no es suficiente!».En ese momento ya estás estresado pensando donde habrás gastado el billete de 10 que tenías y que no tienes más… empiezas a contar las monedas avergonzado o le das otro billete que tengas. Si no tienes más plata, tampoco pasa nada, ellos muy simpaticamente te van a llevar al cajero más cercanos para que retires más dinero – siempre con el taxímetro a contar más kilómetros.

Cómo evitar: al momento de pagar avisa conscientemente al taxista “sólo tengo un billete de 10” – de esta forma el sabrá que estás atento y que sabes cuanto le estas entregando para pagar el recorrido.

Truco n.º 2: El Taxímetro acelerado

Este truco suele pasar principalmente cuando se toma el taxi en sitios turísticos, salidas de discotecas muy movidas o centros comerciales. Lo difícil de este truco es que apenas personas que ya conozcan bien el valor aproximado del recorrido que están haciendo se van a dar cuenta. Engañar a un turista con este truco es lo más fácil.

Cómo evitar: reclamar que te parece que el taxímetro va acelerado y está a marcar más de lo que suele marcar para aquél recorrido. Naturalmente, el taxista no lo va a reconocer. Entonces el siguiente paso es decir con asertividad que no vas pagar aquél valor, porque te parece injusto e que sólo pagarás si te acerca a una comisaria de la Policía/Carabineros y si ellos confirman que el valor está correcto.

Cuando te pongas firme en tu posición, lo más probable es que el taxista se dé cuenta que ya no va a conseguir engañarte y pare el taxi para que salgas inmediatamente y sin cobrarte nada! Si no reconocen y te quieran cobrar igual, exige el ticket del taxímetro (que dice la patente, los kilómetros recorridos y el valor) – atención que muchas veces van a cortar el ticket de forma a que no veas la patente del vehículo.

 

Truco n.º 3: La tarifa de feriado, de fin de semana o nocturna

Este truco también es usado como disculpa cuando se identifica el truco n.º2. E igualmente, los turistas son mas víctimas más fáciles, pues en Santiago no hay cualquier sobre tarifa o tarifa más cara por ser feriado, fin de semana o por ser noche. Las tarifas son constantes.

Cómo evitar: decir que sabes que en Santiago las tarifas son constantes y no contemplan variaciones por esos motivos.

Eso sí, la única tarifa extra taxímetro que efectivamente se hace a cargo del cliente es el TAG (tarifa del portigo que «pita» cuando el taxi pasa). El TAG corresponde correctamente agregar al valor que sale en el taxímetro.

 

Truco n.º 4: Negociar el precio sin taxímetro.

Esta es una practica bastante común en otros países de América Latina, pero en Chile no es tan común. Si estás desconfiado pregunta al taxista cuanto vale aproximadamente el recorrido hasta el destino, eso puede ayudar a entender si el taxímetro va a estar acelerado o no. Hay una excepción a esta regla en la cual si se negocia el valor del recorrido (pero va a salir un precio absurdamente caro), que es cuando la demanda es mucho mayor que la oferta, como cuando se sae del estadio de ver un partido de pelota o de un festival o concierto. En esas circunstancias puede que te veas obligado a ofrecer algo más para garantizar que te llevan.

Cómo evitar: pedir para usar el taxímetro. En caso de un partido, conciertos u otros eventos recomiendo salir un poco antes del final del evento para facilitar  tomar un taxi.

 

Truco n.º 5: “Soy nuevo en esto y no me sé el camino”.

Este es probablemente el más común de los trucos! Especialmente cuando tienes un acento de «extranjero» y probablemente no te sabes el camino. Ellos aprovechan siempre para preguntar «Me podría indicar el camino? Es que soy nuevo en esto!». Muchas veces tienen el celular con el WhatsApp acusando los mensajes llegando, pero son incapaces de usar el Maps para ver dónde queda tu destino.A mi personalmente este truco es el que más me molesta! Cuando entro en un taxi espero que el taxista sepa mejor que yo las calles de la ciudad, principalmente las que cruzan las calles principales. Pero muchas veces dicen que no saben.

Cómo evitar: llévate el mapa impreso si no tienes internet en el celular, apunta siempre la intersección de la calle para donde vayas y en caso de que tengas internet, lo mejor, es indicar la ruta que te diga Waze al taxista.

Y tu ya fuiste engañado alguna vez por un taxista en Santiago?

Written by racingmackerel
Portuguesa, Expat, viajeira apaixonada. Extrovertida, Sensorial, Emocional e Percetiva. Financeira de profissão. Psicóloga por curiosidade. Emigrante e viajante por paixão. Idioma: portuñol.